el herrero de litos

El Herrero (La Fragua)

Una de las profesiones indispensables era la del herrero. Tanto para herrar los animales (caballos, vacas, burros…) como para el arreglo de carros.
Joaquin Herrero

D. Joaquín Gonzalez Ferrero nos enseña una pequeña parte de su antigua profesión, además de la fragua que aún se conserva en su casa, en Litos.

Vemos un ejemplo de como se activaba la fragua mediante el gran fuelle para mantener las brasas activas.

Cadena para activar el fuelle de la fragua.

 

Vista del gran fuelle de la fragua de D. Joaquín en Litos.

fuelle

yunqueUna de las piezas principales de el herrero es el yunque. En el cual se colocaban los objetos a modelar en estado incandescente y se les golpeaba con la maza hasta dar la forma que el herrero quería.

Derecha: Yunque de la fragua.


la ruleta

La Ruleta:

Instrumento para medir la longitud del aro metálico de las ruedas de los carros.

pujabantePujabante:

Se usaba para quitar parte de los cascos de los caballos. Para las vacas se usaba siempre que hubiese potro. De lo contrario “el corvillo”.

 corviño

El Corvillo:

Se usaba para quitar parte de los cascos de las vacas.

tenaza de herrar

Tenaza de Herrar:

Se usaba para cortar los clavos y posteriormente remacharlos.

martillo herrar

Martillo de Herrar:

Una vez que se colocaba la herradura adecuada se usaban clavos para fijarla a los cascos. Con el martillo se introducían en dichos cascos.

Diferentes herraduras según para qué animal:

A – De caballo
B – De vaca
C – De burro

A la izquierda: D. Joaquín González Ferrero dando forma a una herradura de caballo en el yunque de su fragua.

Abajo podemos apreciar un surtido de diferentes tipos de alicates y tenazas que se usaban en su profesión. Todas ellas en perfecto estado de conservación.

Estas tenazas se usaban para sacar el hierro incandescente de la fragua y llevarlo, sujetarlo en el yunque, para golpearlo y dar la forma.

alicates

 

En Litos últimamente ha habido dos fraguas: una la que presentamos en la página, perteneciente a D. Joaquín González Ferrero y la otra de la cual queda poco, perteneciente a D. Santos Cifuentes (†). A ambos este pequeño memorandum.