la labranza
En esta sección resumiremos el ciclo de la labranza tal como la conocieron nuestros abuelos. Aquí, en las tierras de Litos, al pie de la dura Sierra de la Culebra a la que pertenecemos. No son tierras de regadío, ni las grandes y ricas llanuras de Tierra de Campos, pero en duras condiciones y bañadas por el Castrón dieron frutos y hoy en día proporcionan parte del sustento familiar.
Como introducción resumiremos la labranza en cuatro partes: El arar, la siembra, la siega y el trillo.

Arar el terreno. Antes de nada había que preparar la tierra. Sobre febrero y marzo se pasaba el “arado de vertedera” arrastrado por una pareja de vacas.

Arado de vertedera

Arado de vertedera

Posteriormente se hacía un segundo arado, hacia junio. Para preparar la pareja de vacas había que “uñir las vacas”. Uñir las vacas consistía en poner el yugo, al cual se le amarraba con los “cornales de cuero” y colocada “la melena”.

Una vez puesto el yugo se colocaba “la trasga” unida con “el solluelo”.

Yugo mixto

Yugo mixto

El yugo mixto se utilizaba para combinar una vaca con un burro o con una mula.

Yugo de viñas.

Yugo de viñas.

El yugo de viñas se utilizaba para “rallar” la viña. De ahí la separación entre los animales como se puede apreciar en la foto.

La mancera

La mancera

Entre las piezas de un arado, la más llamativa es la “mancera”. Pieza principal que se utilizaba para dirigir el arado. El arado de vertedera volteaba la tierra en difererencia con el “arado romano”, que hacía surcos. En Litos, esto se llamaba “cerras a los surcos”.


LA SIEMBRA

Hacia septiembre se abonaba con las camas de las cuadras. Las “camas” no era otra cosa que el estiércol acumulado.
Se sembraba a mano con un costal, bien cebada, centeno o trigo. Posteriormente se hacían en las labores de siembra unos surcos con el “arado romano”.

Dediles

Dediles

 Se segaba a hoz, para protegerse de cortes de la mano, sobre todo en los dedos, se usaba “los dediles”. Una especie de guantes para los dedos hecho con cuero duro y que se ajustaba con correas a la muñeca.

La hoz consistía en un filo curvo que disponía de un mango de madera. Con la mano izquierda se cogía el manojo de espigas, mientras con la derecha se pasaba por bajo la hoz para segarla.

Hoz de siega

Hoz de siega

Después se ataba con paja “encaño”, en haces. El encaño es paja de centeno mojada. Una vez atado se juntaba formándose “mormales”. Que son un montón de manojos de quince a veinte haces. Posteriormente se acarreaban de la tierra en los carros arrastrados por las vacas. El orden de la siega era el siguiente:

  1. Cebada
  2. Centeno
  3. Trigo

EL TRILLO Y LA ERA

Una vez acarreado los mormales a la era, se procedía a “arramar los manojos” para hacer la trilla. Trillar consistía en pasar un trillo tirado por una pareja de vacas de manera circular sobre los manojos extendidos en el suelo, para así separar la paja del grano.
TRILLOTodo este procedimiento requería un tiempo, que era lo necesario para que la piedras cortantes (de cuarzo o sílice normalmente) fueran desmenuzando la paja y las espigas. En todo ese tiempo la pareja de vacas giraba arrastrando del trillo con una persona sentada sobre él.

Muestra de la parte inferior de un trillo, donde se pueden apreciar las piedras.

 

 

Todo esto se hacía hasta que la paja quedaba a 2-3 centímetros. Entre ello con la “pala de madera” se daba vuelta para una mejor trilla. Cuando la trilla se terminaba, se procedía a pasar con “el cambizo”para juntar la trilla en “la parba”. Con “el rastro”, se recogía la trilla para que no se extendiera por la era. Se limpiaba “el parbón” con el viendo para separar la paja del grano. Posteriormente se recogía el grano en “las fardelas”, cargándose en los carros y almacenándose en la parte alta de las casas, llamado “sobrados”.

Emina

Emina

Para medir el trigo o cereal, se usaba la “emina” como la que mostramos arriba. Una emina equivalía a unos 16 kilogramos aproximadamente.

Ceranda

Ceranda

Para cribar el trigo, y quitar las impurezas se usaba “la ceranda” con la cual se volteaba el grano.

Aquí podemos apreciar la diferencia entre una vienda, la primera y más grande. Un viendo, más pequeño y un ejemplo de la pala de madera tal como hemos comentado. De izquierda a derecha:

Vianda

Vianda

Viendo

Viendo

Pala

Pala


No antes de terminar esta sección haremos unos apuntes sobre otros útiles que se usaban en aquellos tiempos.

 Adobera. Se usaba para hacer adobes con barro y paja, prensados y colocados a secar al sol.

chancros

Chancros. Se puede apreciar la madera de los chancros, se usaban en invierno.

podona

Podona. Se usaba para podar las viñas.

Agradecer a todos aquellos que con su interés, amabilidad y sabiduría han podido hacer posible que pueda haber realizado este artículo y fotografiar todos estos aparejos autóctonos de Litos, por orden:

D. Aurelio, D. Eduardo Alonso, D. Emiliano Cid (Milito), Dña. Etelvina Parra, D. Gregorio y D. Virgilio García.

© Pedro Uribarri 2006-2016